Historia del Chicharron

La historia del chicharrón se inicia con los negros traídos a la colonia por los españoles pues esta gente tenía costumbres de criar y “arreglar puercos”, después que ellos, los negros se independizaron del yugo español, huyendo hacia los montes se dedicaban a la crianza de ganado porcino.

 

Existen versiones de que toda la explanada que se encuentra a la orilla del Rió Isabela y del Ozama eran criaderos de puercos en aquella época. De modo que esta practica es un acerbo cultural que no legaron el tipo de Sociedad de entonces.

 

El origen del Chicharrón de acuerdo a las investigaciones realizadas en el censo de esta comunidad, creemos que se origino desde tiempos remotos.

 

Este aparece con el objetivo de proporcionarle al individuo la grasa necesaria para la lubricación de sus alimentos, cuyo derivado es la manteca.

 

La manteca representaba en aquellos tiempos el elemento primario para engrasar los alimentos, siendo el chicharrón el producto secundario, el cual era utilizado para la alimentación de otros animales, haciéndoles las personas caso omiso al Chicharrón. ¿A que se debió eso? En aquellos tiempos la carne era abundante y le era quizás más agradable comerse un tocino que un pedazo de chicharrón.

 

De acuerdo como iba evolucionando la sociedad el hombre comenzó a pensar de manera diferente y quiso sacarle cierto provecho a ese residuo que queda después de extraída la manteca e inventaron comercializarlo, vendiéndose por primera vez a un precio muy bajo, quizás a RD$ 0.08, también el que carecía de dinero se le regalaba el producto.

 

La venta del chicharrón se inicia en los años 1927 y 1928, durante el gobierno de Horacio Vásquez, para las Fiestas Patronales del Espíritu Santo. Estas duraban una semana de celebrándose y las personas que asistían necesitaban comida y bebida.

 

Cuando se inicio la venta del chicharrón el valor era ínfimo, con 20 centavos se compraba lo que podían comer dos o tres personas. Al términos de las fiestas Patronales las frituras sobrantes se procedían a vender por lotes o se regalaban a los amigos, también se intercambiaba por otros productos.

 

Luego que en los años 50 se abrió la carretera de la capital a Villa Mella, que también comunicaba con otros pueblos del interior del país como: Cotuí, Cívicos, Bayaguana, Monte Plata, Yamasa, etc. Se intensificó la venta del Chicharrón, Longaniza, Patas de Cerdo, Tocino, Tostones de Plátanos y el consabido Cazabe.

 

Estos viajantes que venían de tan lejos no comían en sus casa por lo incomodo del viaje, largo y complicado dado lo accidentado de la carretera, entonces en Villa Mella comían y bebían para poder seguir a la cuidad capital.

 

El Chicharrón es una de las características más notables de este pueblo, por lo que suele escucharse:

Fuente: villametro.com

Más Artículos

DIRECTORIO
REGISTRO GRATIS

Si desea pertenecer a nuestra comunidad, puedes activar una cuenta gratis.

 

REDES SOCIALES